This page is also available in: עברית (Hebrew)

NITSANA DARSHAN-LEITNER

Señor Primer Ministro y el Gabinete:

Escribo en nombre del centro de derecho israelí Shurat HaDin. Nuestra organización representa a las víctimas del terrorismo en litigios civiles, y también trabaja para combatir la incitación, el antisemitismo, y las campañas anti-Israel que tienen por objeto dañar a judíos y deslegitimar al Estado judío.

Durante los últimos meses vimos informes sobre las negociaciones entre Israel y Turquía para restablecer las relaciones bilaterales. A medida que el diálogo progresó, funcionarios israelíes insistieron repetidas veces en que una de las condiciones fundamentales de Israel para cualquier acuerdo sería la expulsión de Hamás de su sede en Turquía. El 3 de junio de 2016, un alto funcionario israelí dijo a Israel Hayom que “en las negociaciones de reconciliación, Israel siempre ha incluido la condición de poner fin a las actividades de Hamas en Turquía,” y que “el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman tiene un enfoque similar al de su predecesor, Moshe Yaalon, con respecto a la constante demanda de que Turquía debe expulsar a la organización terrorista de su sede en Estambul.”

Sin embargo, en medio de los informes de la semana pasada que Israel y Turquía habían llegado a un acuerdo preliminar, el canciller turco Mevlüt Cavusoglu (Çavuşoğlu) anunció el miércoles 22 de junio de 2016 que las relaciones entre Turquía y Hamas no están sujetas a ningún debate y que “no hay ninguna condición relacionada con Hamas para la normalización de nuestras relaciones.” Posteriormente, el viernes 24 de junio, Israel Hayom informó que en virtud de un “compromiso” entre las partes,”Turquía se compromete a prohibir a Hamas orquestar ataques terroristas desde suelo turco . . . pero se le permitirá continuar sus operaciones en Estambul, y Turquía mantendrá relaciones diplomáticas con la organización terrorista.”

Significativamente, ese mismo día, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan se reunió con el líder de Hamas, Khaled Meshal en Estambul. La prensa israelí informó que “funcionarios en Jerusalem creen que Meshal fue invitado a Turquía para asegurarle que el acuerdo con Israel no es a expensas de las relaciones de Ankara con Hamas.”

Si estos informes son ciertos, tal compromiso es vergonzoso y totalmente inaceptable. Por medio de la presente criticamos la aprobación del acuerdo de reconciliación con Turquía sin que este país haya prohibido todas las operaciones de Hamas en Turquía y expulsado a todos sus líderes de suelo turco. Además, Turquía debe poner fin a la financiación de grupos terroristas, especialmente Hamas, a través de instituciones financieras turcas. En ausencia de estas medidas, la reconciliación con Turquía sólo fortalecerá los objetivos de los terroristas.

Turquía ha apoyado durante mucho tiempo a Hamas tanto política como económicamente. Cuando el líder de Hamas Saleh al-Arouri fue liberado de la prisión israelí en 2011 como parte del acuerdo de Gilad Shalit, encontró refugio en Turquía. Después de que Hamás abandonó su sede de Damasco en 2012, Turquía incluso acogió a más líderes de Hamas, y comenzó a canalizar cientos de millones de dólares anualmente al grupo, convirtiéndose en el principal patrocinador de la actividad terrorista de Hamas.

De hecho, al-Arouri planeó y dirigió la operación de Hamas que llevó al secuestro y asesinato de tres adolescentes en Israel en junio de 2014: , Naftali Fraenkel y Gilad Shaer, ambos de 16 años de edad; y Yifrah Eyal de 19 años.

Por otra parte, fue en Estambul que al-Arouri anunció ante una gran multitud de eruditos islámicos, incluyendo funcionarios turcos que Hamas había ejecutado la operación terrorista.

A principios de este mes, Jonathan Schanzer, experto en Medio Oriente de la Fundación para la Defensa de las Democracias dio a conocer una lista de otros 10 miembros de Hamas que han encontrado refugio en Turquía y ahora operan libremente en ese país:

Bakri Hanifa – importante agente financiero de Hamas que trasladó “decenas de millones de dólares” de Qatar al grupo terrorista a través de Turquía;

Maher Ubeid – miembro del Buró Político de Hamas e importante operativo financiero a cargo de las relaciones internacionales de la organización;

Mahmoud Attoun – terrorista de Hamas condenado por el asesinato del israelí Nissim Toledano de 29 años. Attoun es ahora una figura pública en Estambul, ofrece discursos y aparece en la televisión en nombre de Hamás;

Majed Hassan Abu Ragheb Qteish – terrorista de Hamas condenado por el asesinato de Toledano, ahora es una personalidad pública de la organización;

Musa Muhammad Daud Akari – terrorista de Hamas condenado por el asesinato de Toledano. En un vídeo de YouTube se jacta de su papel en el asesinato;

Taysir Suleiman – terrorista de Hamas condenado por el asesinato de un soldado israelí en 1993;

Fahed al-Sabri Barhan Shaludi – terrorista de Hamas acusado por Israel de pertenecer a la misma célula de Taysir Suleiman, ha aparecido en la televisión turca;

Walid Zakariya Abd al-Hadi Aqel – miembro fundador de las Brigadas al-Qassam de Hamas, condenado por Israel a 21 cadenas perpetuas por actividades terroristas;

Harun Mansur Ya’aqub Nasser al-Din – miembro de las Brigadas Al-Qassam, admitió haber matado a soldados israelíes, se ha jactado de que Turquía otorga a los ex prisioneros de Hamas plena libertad para ir y venir a su antojo;

Ayman Muhammad Abd al-Rahim Abu Khalil – terrorista de Hamas condenado a 3 cadenas perpetuas por actividad terrorista en Israel, ahora tiene pasaporte turco.

Schanzer señala que ellos son sólo algunos de los miembros de alto rango de Hamas que operan abiertamente en Turquía, y que otros pueden ser fácilmente identificados en la prensa árabe y turca, así como a través de mensajes públicos en los medios sociales.

Cualquier afirmación por parte de Turquía que prohibirá a Hamas orquestar ataques terroristas desde su suelo simplemente no es creíble. Turquía ha hecho estas afirmaciones anteriormente. Después de que Israel se quejó ante la OTAN en noviembre de 2014 de que una célula de Hamas actuó por orden de la organización en Turquía, un funcionario turco respondió: “Ellos están mintiendo, como si Hamas operara en Turquía con el conocimiento del gobierno. Turquía mantiene un diálogo con Hamas, pero a pesar de todo, no permite que ninguna organización terrorista opere en su suelo.” Pero entonces, el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu declaró dos meses más tarde: “Para nosotros, Hamas no es una organización terrorista; nunca ha cometido un acto de terror.” El presidente de Turquía Erdogan también ha afirmado que Hamas no es una organización terrorista, sino un “movimiento de resistencia” o un “partido político”.

Declaraciones sin sentido sobre la prohibición de la actividad terrorista, mientras se permite a Hamas operar abiertamente en Turquía es inaceptable. Israel no puede darse el lujo de dejar que Turquía siga jugando juegos de palabras a expensas de vidas israelíes. En cambio, debe exigir acciones verificables por parte de Turquía de retirar su financiación de Hamas y eliminar la actividad de la organización terrorista en ese país.

Por lo tanto, como una organización que representa a las víctimas del terrorismo y sus familias, incluyendo muchos ataques perpetrados por Hamas, demandamos que el Gobierno de Israel exija a Turquía expulsar a todos los líderes de Hamas de su suelo y poner fin a su financiación en Turquía.

Tengan en cuenta que Shurat HaDin continuará supervisando esta cuestión y tiene la intención de utilizar todos los medios disponibles por la ley, incluyendo la presentación de acciones legales sin previo aviso.

Atentamente,

Nitsana Darshan-Leitner

Centro de Derecho de Israel Shurat HaDin

Fuente: The Times of Israel

Traducción: Esti Peled

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico